Una de las profesiones más hermosas y de más vocación es sin duda la docencia, es una carrera que requiere de mucha disposición tanto a la enseñanza como al aprendizaje no solo propio sino de poder impartirla y transmitirla.

El lado humano de la docencia arte de enseñar y aprender

Docencia enseñar y aprender

 

El arte de enseñar nace y se adquiere a través del tiempo y de la experiencia, sin embargo, en el campo de la docencia hay que especializarse en ciertas áreas del conocimiento y educacionales.

La docencia representa y desempeña un rol muy importante en la sociedad.

Desde que los niños comienzan sus primeros ciclos escolares (preescolar, primaria y la secundaria), los docentes se convierten como en unos segundos padres para ellos, porque pasan una buena parte del tiempo recibiendo lecciones, conocimientos, enseñanzas e instrucción por parte de los docentes.

La principal labor de la docencia es la de educar y deben tener claro que deben hacer desarrollar y potenciar las capacidades enfocadas a las habilidades y competencias necesarias para su integración en la práctica de sus alumnos, con la finalidad de lograr cambios de conducta y de personalidad significativos.

 

Labores más allá de la docencia

Además en la docencia, los docentes no deben limitarse a que su tarea termina o se encierra en las cuatro paredes de un salón de clase, sino que tienen otra labor más allá para dar y deben ponerla en practicar entre ellas podemos mencionar:

  • Los docentes deben convertirse en investigadores constantes. 
  • Deben estar propensos al cambio. 
  • Considerar que la tecnología avanza a pasos agigantados. 
  • Buscar e implementar nuevas formas de pedagogía para el aprendizaje. 
  • Entre otras. 

Lo verdaderamente importante en la misión que cumple la docencia es que de alguna manera u otra contribuye directamente con el desarrollo humano de una sociedad.

Con su participación podemos fomentar una buena integración social en todos y cada uno de los individuos que la conforman.

 

Conclusiones acerca de la docencia

Después de las consideraciones anteriores podemos llegar a establecer la conclusión que un maestro no solo es aquel que enseña sino que también es aquel que aprende de cada alumno que es distinto e irrepetible, de cada núcleo familiar, de cada condición social, de cada costumbre, entre otros, que descubre a lo largo de su trayectoria profesional y le brinda una gran variedad de experiencia.

Educar va más allá de enseñar y transmitir conocimientos, es ayudar a cada alumno a quererse, aceptarse, y sobre todo a que potenciar todos sus talentos y posibilidades, sabiendo que él es un ser y un modelo único.

¡Ahora bien!

Llego el momento de la reflexión.

En esta oportunidad se va a citar una frase de uno de los mayores y más significativos pedagogos del siglo XX Dr. Paulo Freire (Pedagogo de los oprimidos y transmisor de la pedagogía de la esperanza):

«Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades para su producción o su construcción; quien enseña aprende a enseñar y quien enseña aprende a aprender».

Sabes que si eres un suscriptor y/o lector constante de apoyando tu salud nos complace que después de leer nuestros artículos puedas expresarte libremente en los comentarios.

Comparte las experiencias acerca de los deberes y responsabilidades de la docencia en la sociedad y podamos abrir una interacción de opiniones…

Si te gusta leer más artículos como este, te invitamos a visitar nuestra categoría de Reflexiones.

¡Hey!

¿No estás suscrito a nuestro equipo?

¿Qué esperas?

Para estar en contacto y al día con nuestras publicaciones y actualizaciones hazlo ahora mismo en el siguiente enlace de suscripción:

<<<Suscríbete>>>


Recuerda activar la campanita y permitir nuestras notificaciones👉👉👉